Categorías
Derecho

¿CÓMO SE REALIZA UN CONTROL DE ALCOHOLEMIA?

Los controles de alcoholemia son bien temidos por un buen número de conductores, sobre todo en aquellas fechas festivas, o fines de semana, que es cuando las personas pueden cometer la imprudencia de beber algo de alcohol, incluso abusar de él.

Bien es sabido que conducir bajo el efectos del alcohol es realmente contraproducente, y que un buen número de acontecimientos desastrosos como pudieran ser los accidentes de tráficos, son a causa de conducir ebrios.

Los conductores jóvenes, son los candidatos con más posibilidades a realizar este tipo de examen del alcohol en sangre, como son estos controles de alcoholemia. Desgraciadamente, son los conductores con un mayor número de incidentes en carretera, sobre todo en zonas donde existe locales de fiestas nocturnas, discotecas, bares, concentraciones juveniles moteras, entre otras.

Nunca es recomendable negarse a la hora de ser parado en carretera por agentes de la Guardia Civil de Tráfico, para hacer la comprobación del estado de alcohol en sangre, con el susodicho control de alcoholemia. En caso de negativa, se podría incurrir en un delito grave que se encuentra penado con 6 meses a un año de cárcel, según el artículo 380.

Cómo se realiza un control de alcoholemia

El control de Alcoholemia siempre estará perfectamente señalizado por los agentes de la Guardia Civil, a unos 150 metros antes de llegar a la zona en cuestión. Cuando hemos sido parado en carretera por un agente, él mismo nos explicará el proceso que se llevará para realizar el control de alcoholemia.

De forma inmediata, nos solicitará que se deberá soplar en un aparato conocido con el nombre de «los alcoholímetros». En esta web podrá ver algunos modelos, para tener una mejor idea de como son este tipo de instrumentos para medir el alcohol en sangre. Si después de soplar, la prueba diera negativo, el agente de tráfico nos indicará que sin ningún problema se podrá proseguir la marcha de nuevo.

Sin embargo, si se diera el caso de que el examen diera positivo, se repetirá nuevamente la prueba. Si la tasa de alcohol fuese demasiado alta, sin remedio nos harán subir a la furgoneta de atestados, allí se encuentra el etilómetro evidecial, una máquina fiable, compleja y muy pesada.

Entre prueba y prueba, se debe esperar un promedio de unos 10 minutos aproximadamente. En ese tiempo de espera, se comenta, que los agentes de la Guardia Civil, nos pueden incluso sugerir o aconsejar andar un poco, o incluso comer algo azucarado, para así poder bajar un poco los efectos del alcohol. Sin embargo, si un agente así lo estima, podrá llevar al afectado hospital, donde se le realizaría una analítica de sangre.

En una gran mayoría de ocasiones, en este tipo de controles de alcoholemia, nos podemos encontrar con la situación de tener que esperar detrás de una larga cola de coches. Estos conductores se encuentran en modo de espera hasta que los agentes den paso de nuevo, o incluso aquellos sean invitados a aparcar el vehículo en el arcén, para así poder realizarles dichas pruebas oportunas. Nuestra obligación, es reducir la marcha, y esperar pacientemente hasta que llegue nuestro turno de realizar dicha prueba de alcohol en sangre.

¿Son necesarios los controles de alcoholemia?

Sí, son muy necesarios. La Dirección General de Tráfico realiza muchísimas campañas, incluso anuncios de radio y televisión, entre otras para recordarnos de ser conscientes de la gravedad de beber alcohol cuando se conduce, siendo la primera causa de accidentados en carretera. Así, que conducir de forma responsable es la única solución para reducir los accidentes de tráfico.

Retirada de puntos en el carnet según pruebas

Conducir ebrio más de 0,75 mg/l -6 puntos
Conducir ebrio profesionales más de 0,3 mg/ -6 puntos
No someterse a las pruebas de alcoholemia = -6 puntos
Conducir ebrio entre 0,25 y 0,75 mg/ -4 puntos
Conducir ebrio profesionales entre 0,15 y 0,30 mg/l -4 puntos

Categorías
Derecho

Qué hace un abogado penalista

En este breve artículo queremos acercarte la figura del abogado penalista, mostrándote qué es lo que hace en su día a día y las tareas que componen su actividad profesional. Si quieres saber qué hace un abogado penalista en concreto, no lo dudes y sigue leyendo.

Empezamos diciendo que abogado penalista es la forma menos formal de referirnos a los abogados especializados en Derecho Penal. Se encarga en líneas generales de llevar la defensa de personas morales ante los tribunales, en casos que pueden implicar una infracción del Código Penal. 

El Derecho Penal es una rama del Derecho, que regula la potestad punitiva del Estado, esto es, la capacidad que tiene nuestro Estado de castigar y poner sanciones en forma de penas a los ciudadanos. 

Es el Código Penal el que establece de manera inequívoca los elementos que constituyen delito, las sanciones que se aplicarían en caso de cometerse y también de los atenuantes o agravantes que pueden aplicarse en cada caso particular.

Tipos de delito de los que se encarga un abogado penalista

Llegados a este punto, nos queda claro que un abogado penalista se centra en delitos como pueden ser estos:

Delitos contra las personas y la vida

Este es uno de los más graves delitos que pueden cometerse. Un ejemplo de los mismos son el asesinato, el homicidio, las lesiones físicas, el aborto si no se cumplen las leyes respecto a ellos, etc.

Delitos contra el patrimonio

Esta clase de delitos es de los más comunes que se llevan en los juzgados e incluyen:

  • Apropiación indebida
  • Estafa
  • Hurtos
  • Robos

Delitos económicos

Van de la mano de los delitos contra el patrimonio y en ellos destacan:

  • Blanqueo de capitales
  • Delitos fiscales, esto es, delitos contra los organismos e impuestos.
  • Delitos societarios.
  • Estafa (de nuevo)

Delitos contra la Administración

Los delitos contra la Administración Pública no son de los más comunes.

Aparte de estos podemos incluir otros delitos incluidos en el Derecho Penal:

  • Delitos contra la Seguridad Pública
  • Delitos de índole laboral
  • Delitos sexuales
  • Delitos contra la salud pública
  • Delitos informáticos
  • Defensa de ciudadanos fuera del país.

Como ves el papel de un abogado penalista es muy amplia y exceptuando tal vez el Derecho de Familia, esta rama es de las más amplias de todas las que componen el Derecho.

Tipos de procedimientos penales

A continuación te mostramos la forma en que un procedimiento penal puede adoptar:

  • Procedimientos Abreviados.
  • Procedimientos de Juicio Rápido.
  • Procedimientos Ordinarios.
  • Procedimientos por Delitos de caracter leve.

Tipos de delitos y penas asociadas

Hay que tener en cuenta que los delitos pueden dividirse por su gravedad de la siguiente manera:

  • Delitos graves, para homicidios, lesiones de gravedad, secuestros, violación, etc.
  • Delitos menos graves: para amenazas, robos con fuerza, revelación de secretos, coacciones, etc.
  • Delitos leves: Suelen ser los económicos relacionados con cantidades menores de 400 euros.

Recordamos que en la actualidad en España, la condena más grave posible sería la conocida como prisión permanente revisable.

Esperamos que este artículo titulado qué hace un abogado penalista, te haya ayudado a comprender mucho mejor cual es su día a día, así de los temas de los que se encarga.

Si necesitas un abogado penalista en Madrid, te recomendamos estos.