Categorías
Varios

El budismo y la meditación budista

Mediante la mayoría de nuestras prácticas como entrenador de mindfulness y terapeuta basado en mindfulness, hemos visto de una forma clara y concisa, un gran aumento en las personas que se acercan a aprender sobre la meditación y la mindfulness en estos tiempos. Afortunadamente, hay muchas maneras de aprender a practicar la atención plena y cómo puede ayudarnos en estos tiempos difíciles.

¿Qué es la atención plena?

Primero, deberíamos discutir qué es y qué no es la mente plena.  En su forma más simple, la atención plena es una conciencia del presente en la que reconocemos lo que está pasando a nuestro alrededor y dentro de nosotros. Es una cualidad de la mente o de la conciencia. Cuando estamos centrados, enfocados y conscientes, nos sintonizamos con las experiencias que estamos teniendo, cómo están respondiendo la mente y el cuerpo, y qué puede ser hábil o no. Esta última pieza es algo que a menudo se deja fuera de las prácticas y definiciones modernas de la mente.

En la mente, no sólo estamos sintonizando con el presente. También estamos llamados a reconocer qué respuesta es propicia para nuestra satisfacción y la de los demás. Por ejemplo, si estamos siendo conscientes de una conversación, debemos considerar cómo nuestras palabras pueden impactar en la otra persona. No decimos simplemente algo dañino mientras estamos presentes y lo llamamos consciencia. En su defecto, reflexionamos y pensamos para considerar si nuestras palabras son hábiles, útiles y oportunas.

La consciencia puede ser cultivada de muchas maneras, siendo la meditación una herramienta popular. En la meditación, nos dedicamos al cultivo de la consciencia. 

Es una herramienta fuerte y precisa que podemos usar para cultivar más consciencia y perspicacia tanto en la práctica de la meditación y para alcanzar la paz y la tranquilidad como fuera del cojín. Al sentarnos en una meditación formal, somos capaces de cultivar esta cualidad de presencia y llevarla a nuestra vida diaria.

Los beneficios de la atención plena

Todavía estamos en la infancia de la investigación relacionada con la atención. Sin embargo, los estudios están encontrando resultados prometedores en cuanto a los beneficios de la atención y la meditación. Especialmente este año, podemos mirar la lista de formas en que la atención plena puede apoyarnos y encontrar algo que nos atraiga.

Ansiedad, depresión, estrés y más

Hay un creciente conjunto de investigaciones que sugieren que este año ha sido más estresante para la gente que los años anteriores. Las tasas de suicidio han aumentado, los autoinformes muestran mayores niveles de ansiedad, e innumerables personas no saben de dónde vendrá su próximo cheque de pago. Este ha sido sin duda un año más estresante que el habitual para la gente en general.

Si estás luchando con la ansiedad en estos tiempos, es importante saber que no estás solo. Muchas personas en todo el mundo también están luchando. Y hay formas de trabajar con la ansiedad y cambiar tu relación con ella. No sucede de la noche a la mañana. No estarás libre de toda la ansiedad para finales de 2020. Pero con esfuerzo continuo y disciplina, creo que la atención puede ayudar de verdad.

Hay prácticas de meditación específicas para la ansiedad, pero las investigaciones sugieren que la meditación y la atención plena en general pueden ser beneficiosas para trabajar con la ansiedad. La atención plena no es sólo estar presente y eliminar todos los pensamientos «malos». En vez de eso, podemos profundizar en nuestras ansiedades con algo de claridad y paciencia. A medida que conocemos la experiencia del estrés o la ansiedad, somos capaces de responder de manera diferente. Observamos la ansiedad que surge, y somos capaces de reconocerla más fácilmente, antes de que se apodere de nosotros por completo.

Cómo aprender a practicar la atención plena

Hay innumerables recursos ahí fuera para empezar con la atención. Vamos a separar esto en unas cuantas secciones: práctica de meditación, vida diaria y algunos de nuestros recursos favoritos.

Para empezar con la meditación mindfulness

Puede sonar un poco simplista, pero creo que la mejor manera de empezar es ir a por ello. Encuentra una meditación guiada en YouTube o en una aplicación, e inténtalo. Hay meditaciones de 5 a 30 minutos, y puedes empezar poco a poco. La guía durante las meditaciones guiadas te da alguna dirección en tu práctica. Esta es una manera poderosa de aprender, ya que puedes seguir y probar diferentes prácticas por ti mismo. Desde los escáneres corporales hasta la atención de la respiración, hay múltiples formas de cultivar la atención a través de la meditación.

Al comenzar a meditar, aquí hay algunas cosas que debes recordar:

No tienes que ser perfecto. Lo más importante que escuchamos de la gente que es nueva en la meditación es que no pueden meditar bien porque su mente vaga o piensa. Por supuesto que sí. Si no fuera así, ¡no necesitarías meditar! Recuerda que esto es una práctica, no una competición. El punto de la meditación es trabajar en los hábitos de la mente. Cada vez que la mente se aleja hacia el pensamiento, es una oportunidad para fortalecer ese músculo mental y volver a la práctica.

Pruebe diferentes prácticas. Como se ha mencionado, hay muchas maneras de cultivar la atención. Si intentas algo que no parece ser verdad para ti, intenta algo más. Tal vez intente concentrarse en la respiración, pero no parece que pueda asentarse. En vez de eso, cambia a una meditación de exploración corporal, o incluso a una meditación caminando.

No tengas miedo de pedir ayuda. Hay un montón de meditadores ahí fuera que pueden apoyarte en tu práctica. Puede que encuentres un profesor que te apoye, un grupo de meditación en línea o una comunidad en línea. Si tienes dificultades, es probable que haya alguien más que haya luchado con un problema similar. Parte del camino de la atención y la meditación es la comunidad, así que no te olvides de participar en esta parte de la práctica.

La atención plena en la vida diaria

También es importante reconocer las muchas formas en que podemos ser conscientes en la vida cotidiana. La atención en el cojín de meditación es maravillosa, pero la mayoría de nosotros vivimos del cojín. Cuando empiecen a practicar la mente este año, hagan un esfuerzo para traer la mente a su vida diaria. Una práctica que me encanta es la de los disparadores de la conciencia.

La idea es simple: elegir una cosa para activar la conciencia durante el día. Elijan algo que hagan regularmente. Las buenas ideas incluyen cepillarse los dientes, beber agua, o pasar de estar de pie a estar sentado. Cada vez que el disparador de conciencia elegido ocurra durante el día, úsalo como un recordatorio para estar atento. Haz una pausa, respira hondo y comprueba lo que está pasando.

Una respuesta a «El budismo y la meditación budista»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *