Categorías
Viajes

Querétaro, el México colonial

Muchas son las ciudades mexicanas que aún guardan el éspíritu más colonial del siglo XIX, pero desde luego , puede ser Querétaro el lugar donde la magia de lo antiguo reviva con más fuerza que en ningún sitio.

La ciudad , ubicada en el altiplano, rezuma aires místicos, a tenor de las numerosas iglesias y conventos asentados en su casco histórico.

Sorprende Santa Rosa de Viterbo, donde la luz solar, matizada por los ventanales, incide sobre sus retablos recubiertos de pan de oro, transfigurando por momentos las imágenes talladas en escenas vivientes del barroco.

Hechos parecidos transmite San Agustín, donde un cronista, impresionado por la pureza de las líneas arquitectónicas, la decoración de la cúpula y la proliferación de detalles en el claustro escribiría: “El edificio tiene la seguridad de un puente que une lo finito y lo infinito… La combinación de dibujos y filigranas, se hace sutil, como una voluta perfumada de incienso”.

Todo resplandece en Querétaro. Visitarla es como ojear un tratado histórico plagado de leyendas y hechos. Entre los escenarios más conocidos sobresale la casa del Corregidor, sede de reuniones independentistas, el cerro de las Campanas, donde fue fusilado el emperador Maximiliano y la casa de los Zacatecana, relacionada con amores siniestros.

En fin, un lugar donde saborear la historia a la vez que disfrutar del caracter de su gente y la belleza de sus paisajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *