Categorías
Salud

Dolor de garganta, faringitis

Con el invierno y la llegada del frío aparecen los resfriados, gripe, faringitis… y todas ellas suelen cursas con DOLOR DE GARGANTA.

Cuando hablamos de dolor de garganta, en realidad nos referimos a una faringitis, que es una inflamación dolorosa de la faringe, la faringitis aguda es una de las causas mas comunes de visitas al médico en España, y también es una de las causas de uso INADECUADO de antibióticos.

La causa más común de faringitis es la infección por bacterias o virus, aunque también hay otras como la alergia o el tabaquismo.

Más del 50% de las faringitis son provocadas por virus y es muy dificil saber cual es el causante, os más comunes son: influenza, parainfluenza, coronavirus, rinovirus, adenovirus, enterovirus, virus sincitial respiratorio, ciomegalovirus…

Cuando el dolor de garganta, la faringitis, es provocada por bacterias, éstas son del género Streptococcus sobre todo del grupo A, y a parte del dolor se caracterizan por un exudado de las amígdalas (las placas de pus blanco que vemos) y fiebre, pero no suelen dar tos. Aunque existen otro grupo de bacterias que también son causantes como: neisseria, chlamydophila pneumoniae, mycoplasma pneumoniae…

TRATAMIENTO DE LA FARINGITIS.

Por lo tanto, cuando vemos que tenemos placas, debemos acudir al médico ya que este tipo de faringitis sí se tratará con antibioticos, sin embargo, cuando tenemos dolor de garganta y no las observamos podemos acudir a la farmacia a que nos den los más adecuado para tratarla.

El tratamiento de la faringitis vírica es de tipo sintomático, es decir que trataremos los síntomas, aliviaremos el dolor de garganta, la inflamación y la tos (si la hubiera).

Para esto en la farmacia nos recomendarán el uso de analgésicos, antisépticos, antiinflamatorios, anestésicos locales, demulcentes, y sedantes.

Existen varios tipos:

1- Fármacos para la administración local: La ventaja de éstos es que lo podemos aplicar directamente y en alta concentración, sobre la zona dolorosa e inflamada, ademas no hay casi riesgo de toxicidad comparado con otros tratamientos.

Dentro de este grupo existe una gran variedad de productos de tipo grageas, tabletas, aerosoles y enjuegues bucales, que contienen diferentes principios activo: bencidamida, clorhexidina, timol, lidocaina…

2-Fármacos para la administración sistémica: Los analgésicos sistémicos como el ácido acetilsalicilico, ibuprofeno y paracetamol son los más estudiados y todos dan una buena respuesta. Se ha demostrado que son una elección más segura respecto los corticoides sistémicos por tener menos toxicidad. Los corticoides se recomiendan solo en casos puntuales y bajo un control estricto médico.Pero no todos son iguales. El ácido acetil salicílico es un antiinflamatorio clásico, pero su uso no está recomendado en niños. también puede provocar lesiones en la mucosa del estómago. El paracetamol tiene efecto analgésico y antipirético pero carece de efecto antiinflamatorio por lo que no sería de primera elección en los casos de faringitis. Por otro lado el ibuprofeno tiene efecto analgésico, antipirético y antiinflamatorio potente, combinado con arginina tiene un mejor perfol analgésico, y es adaptable a la intensidad del dolor, teniendo bajo riesgo de lesión gástrica.

3-Plantas adecuadas para faringitis: Para eliminar las molestias en la garganta, la miel nos sirve como un gran remedio natural. Cuando estemos resfriados y con dolor de garganta, otra opción será tomar un buen vaso de leche calentita endulzada con miel. O también un vaso de agua caliente con medio limón exprimido y miel. Las mejores mieles para tratar la garganta son la miel de eucalipto y la de tomillo.También las infusiones son muy recomendables para paliar el dolor de garganta. La infusión más sencilla y recomendada es la de tomillo con miel y limón. Se hierve el agua con tomillo, luego se cuela y se añade un chorro de limón y una buena cucharada de miel. También se pueden hervir unas hojas de limón en agua y luego añadir una cucharadita de miel. Y está la opción del eucalipto, simplemente hirviendo el agua y añadiéndole unas hojas de eucalipto, y a continuación un buen chorro de limón.

Lo mas importante es abrigarnos bien y protegernos la garganta para esto el PROPOLIS es una opcion muy buena!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *